Select Page

El pasado 16 de setiembre cumplió 66 todo un personaje del cine: Mickey Rourke, quien nació en el seno de una familia católica irlandesa Nueva York, pero creció en Miami. Uno de los deportes favoritos de Mickey era el béisbol y su nombre proviene del jugador Mickey Mantle. Es un gran amante de las motos y también podríamos decir que de las cirugías,  pero este  neoyorkino triunfó como actor, y además fue boxeador. Fue candidato al Óscar como mejor actor y ganador de un Globo de Oro y un BAFTA por su trabajo en “El Luchador” de 2008. Pero todos lo recordaremos por su papel en ” 9 Semanas y Media”.

El pasado 16 de setiembre, llegó a sus 66 Mickey Rourke, quien, a comienzos de los 80, fue afianzando su posición en Hollywood, y dos obras  lo consagrarían definitivamente, la primera: El corazón del ángel ,  film de 1987 de Alan Parker, el cual fue muy polémico por una escena explícita de sexo de Rourke con Lisa Bonet, quien era famosa por haber participado en El show de Bill Cosby y por ser la primera esposa de Lenny Kravitz; y la segunda, sin dudas, fue Nueve semanas y media de 1986,  aquel drama erótico co-protagonizado por Kim Basinger , una película que elevó a estos dos actores al sitio de las estrellas. Mickey accedió  a la categoría de sex-symbol mundial, y una frase célebre de este rodaje es la de Kim Basinger refiriéndose a él, como “el cenicero humano”. Luego logró una gran crítica por su trabajo en El Borracho en la que interpretaba al gran escritor Charles Bukowski, con el que entablaría una sincera amistad, es más, escribiría un libro llamado Hollywood, sobre la película, y todo lo que giró alrededor de ella. En dicho libro también aparecía Rourke. Pero todo empezó a decaer a comienzos de los 90. En 1991 comenzó a boxear, un deseo que poseía desde su niñez, y sin demasiado éxito, terminó retirándose de los cuadriláteros cuatro años después a causa de los médicos le prohibieron que siguiese combatiendo, ya que las consecuencias neurológicas podrían ser irreversibles. Además, los daños sufridos en su rostro necesitaron un buen número de operaciones de cirugía plástica y quedó marcado para siempre. Sumó sus 66 Mickey Rourke, quien luego de caer en dependencias y el olvido, es más hasta vino a boxear de manera decadente a nuestro país,  regresó con gloria en el nuevo milenio , pero nosotros nos quedamos con aquella sensualidad de los 80 , y de 9 Semanas y media, cuando junto a Kim Basinger eran chicos de póster.

AHORA SUENA
>